Vexations, una peligrosa y maléfica pieza de piano

Alrededor de 1949 se imprimió por primera vez Vexations , una obra inédita de Erik Satie. Esta partitura de tan solo diechiocho notas, tenía el siguiente encabezado: “Pour se jouer 840 fois de suite ce motif, il sera bon de se préparer au préalable, et dans le plus grand silence, par des immobilités sérieuses“. Que quiere decir, aproximadamente: "Para tocar 840 veces este motivo, será bueno prepararse con antelación, y en el más profundo silencio, para la más intensa inmovilidad".Se advierte al intérprete de la necesidad de prepararse de antemano para un esfuerzo que se entiende será casi más mental que físico.
El deseo de Satie de repetir la composición 840 veces, parece más una burla y desafío al intérprete que una pretensión seria. El carácter explorador le llevó a crear esta obra de la que se sabe bastante poco.No se sabe si llegó a interpretarla públicamente en vida. Tampoco nadie la interpretó por su cuenta hasta que el 9 de septiembre de 1963 tuvo lugar un evento público organizado por John Cage en el que él mismo junto con otros trece pianistas, tocarían la obra de forma íntegra. Ya que no se incluyó ninguna anotación acerca del tempo de la obra y que debe ser interpretada Trés lent, la duración del evento se alargó hasta algo más de 18 horas.



En la grabación Alan Marks de 1987 el motivo se repite 40 veces, abarcando una hora y diez minutos durante los cuales se lleva a cabo un proceso mental que depende del grado de atención prestado, pero que entiendo que es algo que será igual para todo el mundo. Suponiendo que se escucha a ciegas, sin seguir la partitura ni contar las notas tocadas, en las primeras repeticiones uno se concentrará en identificar el motivo completo. Tras unas cuantas vueltas se comienzan a interanalizar la melodía, el tempo elegido por el intérprete, la cadencia y fuerza de las notas; es un proceso inconsciente, ligero y puede que repetitivo pero no desagradable. Una vez desaparece la novedad y se automatiza el proceso de escucha, por decirlo de alguna manera, se deja de prestar atención y se sigue el flujo de la interpretación hasta que se empieza a desear que aparezca un cambio o se termine la obra. Finalmente el mantra se detiene y unos minutos de reflexión posterior asientan la obra.






Fuente: A dangerous and evil piano piece, Wikipedia

Suscríbete por correo para recibir más partituras gratis:

No hay comentarios: