¿Puedes ganarte la vida como pianista?

Hace unos días, leí este artículo en el que se comenta que el piano, al poder abastecerse por sí sólo fuera de las bandas y orquestas, ofrece más dificultades a la hora de ganarse la vida. Ya que, si no eres un gran pianista que toca en grandes conciertos, normalmente debes buscar otro sustento para poder ganarte la vida. ¿Piensas que es cierto lo que comenta este artículo? ¿Es esta tu situación?

Los violinistas, los flautistas o los trompetistas, de acuerdo con innumerables factores, entre los que no habría que olvidar, precisamente, el talento y la probidad, tienen como alternativa de subsistencia la admisión en alguna orquesta y, de este modo, el acceso a un muy ansiado y necesario ingreso regular. Más elevados o más magros, esos salarios son una retribución a una tarea artística a la que no pueden aspirar los músicos cuyos instrumentos no forman parte de la plantilla regular de una orquesta sinfónica. Entre ellos están los pianistas. Si bien fue incorporado, ocasionalmente, en obras sinfónicas, sobre todo en el siglo XX, el piano tiene vida propia por fuera de la orquesta. Para él se ha escrito una colosal literatura que lo contempla como un instrumento de infinitas posibilidades y que, por lo tanto, puede autoabastecerse en soledad. También es inmensa la creación que lo integra en obras de cámara y destacadísimo el repertorio de conciertos para piano y orquesta. Los grandes pianistas recorren teatros por todo el planeta ofreciendo su arte y no suelen pasar ningún tipo de penurias económicas. Pero los pianistas que no alcanzan ese nivel de excelencia, ciertamente, la gran mayoría, deben buscar su sustento en otro tipo de actividades musicales, ya que las orquestas no los contemplan como posibles integrantes. Quien describió esas dificultades tan peculiares fue Oscar Levant, aquel pianista y también actor estadounidense que vivió entre 1906 y 1972. En su juventud, cuando había invertido todos sus esfuerzos para desarrollar una carrera de pianista, comentó, entre mordaz y apesadumbrado, cómo era su situación personal: "Soy un concertista de piano que, en realidad, es una manera muy pretenciosa de decir que, en este momento, soy un desocupado".
Fuente: Dificultades económicas de ser pianista

Suscríbete por correo para recibir más partituras gratis:

No hay comentarios: